CRIA DE CERDOS

La carne de porcinos es la de mayor consumo mundial, alcanzando un promedio anual per cápita que ronda los 16 kilos. La producción global de carne de cerdos ronda los 103 millones de toneladas y de esto solo un 5% se transacciona internacionalmente lo que implica que la mayoría de los países consumen su propia producción. China, es el principal productor global con una participación relativa que supera el 45% de la producción mundial.

En Argentina, existen diferentes razas de cerdos, donde las principales son:

PRINCIPIOS BASICOS PARA LA EXPLOTACION A CAMPO:

PIQUETES

los piquetes tienen que ser pequeños y deben someterse a rotaciones cada cuatro o cinco meses. Durante ese tiempo de descanso hay que sembrar al voleo semillas de alguna pastura como Grama Rhodes, Buffel o Gatton Panic para que germinen con la humedad de alguna lluvia. Se debe aprovechar este período de tiempo para plantar árboles, sacar restos de tocones, raíces o rebrotes que pudieran lastimar las patas de los animales (es uno de los mayores motivos de descarte de cerdas en los criaderos), y rellenar los pozos que se podrían haber abierto, pero nunca con trozos de ladrillos, maderas, piedras u otro material que pueda dañar las patas del cerdo. Todos los animales mayores a dos meses, salvo los padrillos, deben ser engrampados para evitar el efecto del hozado y el daño irreversible en la tierra que sustenta al criadero para disminuir la proliferación de insectos y parásitos por la formación de charcos. Es importante evitar pérdidas de agua en mangueras rotas o chupetes defectuosos, y descargas de corriente en alambrados eléctricos por la presencia de pasto debajo del mismo o por mala aislación. La cría intensiva a campo debe tener abundante sombra para asegurar un buen resultado productivo. Es necesario plantar árboles y protegerlos del alcance de los animales. Por otro lado, resulta indispensable colocar abundante cama en parideras (paja, viruta, césped cortado, despunte de caña, rastrojos de soja o trigo, etc.). Este es un detalle fundamental en los sistemas intensivos a campo. Siempre es preferible utilizar cualquier material, hasta papel de diarios picado, antes que nada. Lo importante es que el lugar se mantenga seco para evitar el descenso de temperatura de los lechones durante las dos primeras semanas de vida.

Un piquete para alojar un padrillo puede tener:

  • 10 x 10 metros o 15 x 15 metros, con alambre tejido de 1,5 metros de altura, dos hebras electrificadas por dentro y una puerta fácil de abrir.
  •  Contrapiso de cemento de 2 x 2 metros, con sombra, comedero y un chupete a 60 centímetros de altura.

El piquete de cerdas en anestro puede tener:

  • 15 x 15 metros, una hebra de alambre eléctrico a 50 centímetros y un metro de piola eléctrica a 20 centímetros. 
  • Contrapiso de no menos de 2 x 3 metros, con sombra, comederos y dos chupetes a 60 centímetros. 

Serán dos los piquetes para un criadero de 10 cerdas en gestación:

  • 15 x 15 metros, una hebra de alambre eléctrico a 50 centímetros y una hebra de electropiola a 20 centímetros. 
  • Contrapiso de por lo menos 2 x 3 metros con sombra, comederos y tres chupetes a 60 centímetros.

Los piquetes de cerdas en parto / lactancia serán individuales; dos o tres piquetes para un criadero de 10 cerdas:

  • 10 x 10 metros, una hebra de alambre eléctrico a 50 centímetros y una hebra de electropiola a 10 centímetros; pueden ser más hebras por los lechones. 
  • Comedero, un chupete a 60 centímetros y otro a 25 centímetros. Sombra de algún árbol inaccesible para evitar que la cerda anide y realice el parto allí. También puede haber una media sombra sobre la paridera. 

Los piquetes de engorde serán tres cada 10 cerdas del criadero:

  • 10 x 20 metros o 10 x 30 metros, cuatro o cinco hebras de alambre fijo y dos hebras de alambre eléctrico. 
  • Contrapiso de 4 x 5 metros con sombra, un comedero de gran capacidad (200 kilos) bajo techo y tres chupetes a 50 centímetros. 

Altura de los chupetes:

  • Lechones: 30 cm 
  • Crecimiento y engorde: 50 cm 
  • Reproductores: 60 cm 

Cantidad de chupetes:

  • Uno cada 10 o 15 animales,  

Cachorras para reposición:

Esta categoría debería estar presente en cada criadero en una proporción aproximada al 30% del número de madres. De esta manera, la genética brindada por el Conglomerado Porcino Integrado (CPI) permite la producción de cada cooperativa que conforma esta categoría tan numerosa y significativa. Tampoco es un detalle menor la atención que hay que brindarle al criadero para cumplir una etapa sumamente importante: el peso del primer servicio. Las cachorras para reposición deben recibir a voluntad el mismo tipo de alimento que los animales de engorde en etapa de desarrollo (hasta los 140 kilos de peso vivo). Luego de esta etapa hay que restringir la cantidad del mismo alimento de desarrollo entre 2,5 y 3 kilos por día. A partir de los cinco meses de edad hay que estimular a las cachorras con el macho, juntándolas en el mismo corral, dos veces por día durante 15 minutos. Antes del primer servicio es muy importante que las cachorras hayan tenido, por lo menos, dos celos. Esto permite la maduración del aparato reproductivo. 

Padrillos

El manejo del padrillo que ya ha alcanzado un desarrollo adecuado también favorece el inicio de la etapa reproductiva para no acortar su vida útil y su rendimiento. Por ese motivo debe recibir alimentación a voluntad hasta los 150 kilos de peso vivo (ración de desarrollo). Después el alimento de gestación se regula en una ración que oscila entre 2 y 2,5 kilos por día. Si el padrillo tiene menos de un año, el uso ideal sería de dos servicios por semana. Si es mayor de un año, corresponden cuatro saltos por semana. En la práctica, este proceso es difícil de conseguir debido al número reducido de padrillos con el que cuentan los pequeños productores, pero como regla general se podría procurar usar a los padrillos, día por medio, si se dispone de más reproductor. 

Detección de celos y servicios

El método más eficaz para la detección de celo consiste en acercar a las cerdas con el padrillo. Las cerdas recién destetadas deben estar próximas a las padrilleras para detectar el celo y tienen que recibir el mismo alimento que venían comiendo, 5 o 6 kilos de lactancia, para que comiencen a ciclar lo antes posible. Las cerdas no deben quedar encerradas con el macho. Así se evita el desgaste innecesario del macho. Cabe recordar que la cantidad de padrillos es una de las limitantes en estos sistemas de producción. Es importante detectar el celo por la mañana y por la tarde. El celo se subdivide en tres períodos: pre-celo, celo verdadero y post-celo.

Características del pre-celo:

  • La cerda está muy nerviosa y prueba montar a sus compañeras. 
  • Cuando la cerda es montada no presenta el reflejo de inmovilidad. 
  • La vulva está muy roja, edematizada e hinchada. 
  • Las mucosas vulvares están rojas y sólo contienen una ligera mucosidad. 

Características del celo veradero:

  • La cerda se deja montar por las compañeras y por el padrillo. 

En esta fase, ocurren tres etapas:

8 a 10 horas: la vulva esta todavía roja, pero menos hinchada y presenta un moco opaco. La cerda permanece más tranquila y se deja montar por las compañeras. La cerda se deja montar por el verraco y queda inmóvil. 

Momento de servicio: es el periodo crítico para llevar a cabo la monta, obteniéndose los mejores resultados cuando la misma tiene lugar dentro de los primeros momentos de la detección de los síntomas. La vulva esta rosa y no hinchada, sino arrugada; la mucosidad es más acuosa y transparente. La cerda presenta el reflejo de inmovilidad. 

Final del celo: aquí la cerda no presenta más el reflejo de inmovilidad a las manipulaciones del operario, pero sí a las del padrillo. La tasa de fertilidad en este período es muy baja. 

Caracteristicas del Post-Celo:

Desaparece el reflejo de inmovilidad de la cerda, tanto con el operario como con el padrillo. Los signos exteriores de celos son dispares. En esta fase no existe ninguna posibilidad de fecundación.

Gestación:

Después del servicio, las cerdas deben estar encerradas en algún piquete o corral con sombra total durante un mes para favorecer la implantación embrionaria. En esta etapa hay que restringir la alimentación a 1,5 o 2 kilos (sobre todo para cachorras). Luego de este período hay que estabilizar el consumo en 2,4 kilos salvo que la condición corporal de cada cerda nos indique mayor o menor cantidad de comida. Para este fin es importante hacer bretes con cañas para poder alimentar a cada cerda de acuerdo a su requerimiento. Si no mejoramos el estado corporal de cada cerda durante los tres meses de gestación la camada será poco numerosa, o liviana, o la cerda producirá poca leche y probablemente la siguiente gestación se retrasará hasta que el animal vuelva a recuperar un buen estado físico. Un mes antes de la fecha de parto la ración debe aumentarse entre 3,5 y 4 kilos por día, y en este momento hay que vacunar a los animales vía subcutánea con alguna Ivermectina (antiparasitario interno y externo) a razón de 1 cm3 cada 33 kilos de peso vivo. De esta manera, cuando llegue el momento de entrar en las parideras, las cerdas estarán libres de parásitos. Como verán, si no se llevan registros con anotaciones precisas de los sucesos de cada animal y del criadero, es casi imposible cumplir un plan adecuado de alimentación, sanidad, descarte y selección. 

Parto:

Las cerdas son llevadas a los piquetes de parto / lactancia siete o 10 días antes de la fecha de parto. Si el animal está muy sucio hay que lavarle con agua y jabón el cuarto trasero, la vulva y las mamas. Dos o tres días antes de la fecha de parto se recomienda colocar abundante cama de paja o pasto cerca de la paridera para que la cerda arme su nido y los recién nacidos cuenten con más temperatura por lo menos las dos primeras semanas de vida. Este es el punto más crítico, junto con la toma de calostro, para arrancar con animales sanos y fuertes, de lo contrario comienzan los problemas de diarrea por enfriamiento y el estado general de los lechones se pierde y nunca se recupera. La principal causa de muerte es por aplastamiento ya que los lechones, al buscar calor, se pegan demasiado al cuerpo de la madre. En verano la paridera debe contar con sombra de árboles o de media sombra.

Sintomas de parto:

Durante el tercer y el quinto día previo al parto la cerda secreta gotas de leche cuando se la ordeña. Un día antes, preparan el nido si tienen material. Es necesario suspender la alimentación un día antes del parto. Ocho horas antes del parto la cerda secreta pequeños chorros de leche, manifiesta intranquilidad y logra aquietarse una hora antes de parir. Las contracciones de la cerda comienzan dos horas antes del parto y también se puede observar el movimiento de la cola. Desde que rompe la bolsa (el animal secreta una sustancia gelatinosa) el parto debe comenzar una hora u hora y media después. En caso contrario hay que parar al animal y hacerle masajes abdominales.

 El parto puede durar desde dos horas y media hasta cuatro horas a partir del nacimiento del primer lechón. Los lechones nacen cada 15 y 30 minutos. La expulsión de placenta por lo general demora entre dos y cuatro horas de finalizado el parto. La liberación de calostro no dura más de ocho horas, por eso es fundamental el primer amamantamiento. Si bien algunos especialistas recomiendan no intervenir durante el parto ni en las 24 horas posteriores, es recomendable secar a los lechones con papel absorbente, ponerlos en una caja con temperatura hasta que se sequen por completo y asegurarse que todos mamen calostro si la cerda es mansa y lo permite. Es útil poner a los lechones más pequeños en las tetas craneales o delanteras que son las que más leche producen e ir turnándolos cada media hora para que la mamada sea pareja. Los que dejan de mamar deben volver a la caja con temperatura y hay que pintarlos para no confundirlos. En los primeros días de vida se aconseja tenerlos encerrados en la paridera, cerrando la puerta con un tablón de 25 centímetros de altura. A los 10 días de vida se aconseja la castración.

Lactancia:

Al día siguiente del parto la cerda debe recibir 2,5 kilos de alimento. La cantidad debe aumentar a 6 kilos diarios (o a voluntad) luego de transcurrida la semana. Es fundamental que en esta etapa la cerda coma mucho. De esto depende que el próximo celo, luego del destete, aparezca rápido. Lo ideal es darle a la cerda la mitad de su ración por la mañana, cuando está fresco, y la otra mitad por la tarde. Este es un buen método para estimular el apetito del animal, pero siempre hay que controlar el consumo de alimento puesto que si es bajo, la calidad de los lechones y la próxima gestación se deterioran. Es necesario buscar la manera de que el animal ingiera la mayor cantidad de alimento. También deben controlarse periódicamente los chupetes para que entreguen, por lo menos, 2 litros de agua por minuto dado que durante la lactancia una cerda toma hasta 30 litros de agua diarios para producir hasta 15 litros diarios de leche. 

Destete:

Todas las prácticas de manejo deben apuntar a disminuir el efecto de los factores estresantes que surgen del destete y que afectan la productividad del lechón haciéndolo más susceptible a enfermedades que disminuyen sus defensas. Para evitar este problema se recomiendan las siguientes prácticas: 

  • No destetar antes de los 28 días de vida (sería óptimo si tenemos buen alimento y buenas instalaciones). En caso de no necesitar la paridera todavía, se sugiere sacar a la cerda y dejar a los lechones solos durante tres o cuatro días para que se acostumbren a no estar con su madre. 
  • Cambiar gradualmente el tipo de alimento; de leche a comida de lactancia de la madre, de pre iniciador a iniciador. 
  • Contar con cajón de recría, independientemente de los materiales usados, para que cumpla con los objetivos de abrigo, limpieza, comedero para ración especial, etc. En caso de no contar con cajón de destete, hacer un piquete de destete o recría adaptado a esta sensible categoría: muy abrigado del frio, empastado, con muchas hebras de alambrado y con comederos eficientes ya que en esta etapa deben recibir alimentos especiales muy costosos. 
  • Los cachorros deben ser desparasitados antes de pasar a los próximos piquetes. 
  • Las cerdas recién destetadas tienen que dirigirse al piquete de anestro (pegado al piquete del macho) con una alimentación que ronda alrededor de los 6 kilos de alimento de lactancia. 

Desarrollo y Engorde:

Estas instalaciones no revisten grandes secretos ni complejidad. Basta con que tengan buena sombra, suficiente cantidad de chupetes para el lote de animales a encerrar (uno cada 15 capones grandes) y suficiente espacio de comedero. Son piquetes que pueden tener 10 metros x 20 metros, con sombra y contrapiso de 40 metros cuadrados para albergar un comedero de gran capacidad (200 kilos de alimento aproximadamente), cuatro o cinco hebras de alambre electrificado y varios árboles. Con tres piquetes podemos lotear camadas según peso y tamaño. Por lo general los cerdos de entre 60 y 70 días de edad entran en estos piquetes con aproximadamente 30 kilos de peso. Es aquí donde comienzan a tomar la ración de desarrollo hasta los 60 kilos a voluntad para luego pasar al alimento de engorde, también a voluntad. Cuando termina la etapa de desarrollo (aproximadamente 60 kilos) es momento de hacer una primera selección para separar o identificar a las posibles cachorras que serán futuras madres. Hay que recorrer los lotes periódicamente para descubrir problemas en las instalaciones o en algún animal enfermo al cual separaremos para un posterior tratamiento. 

Enfermedades mas comunes:

El cerdo, presenta varias enfermedades, las que podemos citar:

PREVENCION DE ENFERMEDADES:

En términos de prevención de enfermedades porcinas, los temas recurrentes incluyen higiene, ventilación y reducción del estrés. Al trabajar en una granja porcina, debes proporcionar un entorno óptimo para el animal e inhóspito para los agentes causantes de enfermedades. Además de reducir la presión de infección, debes promover la inmunidad al brindar una nutrición óptima y al seguir un buen plan de bioseguridad que garantice cada ciclo de producción.

Por último, debes asegurarte de que los reemplazos se compran en rebaños con un alto estado de salud y se ponga en cuarentena adecuadamente antes de la introducción.