CRIA DE GALLINAS

Las gallinas son aves de corral y fuente de proteína. Por eso, es importante conocer varios aspectos importantes sobre las gallinas ponedoras, también llamadas gallinas de postura. En este sentido, la importancia que tienen estos animales de granja influye mucho en la alimentación del ser humano.

De ahí se deriva la importancia de conocer algunas características sobre las gallinas ponedoras, como la crianza, cuántas razas de aves de postura existen, su alimentación, y otros aspectos importantes que se analizarán a lo largo de este artículo.

Existen distintos tipos de razas, que en nuestro pais, Republica Argentina, es comun ver las siguientes:

¿Cómo se cría una gallina ponedora?

Ya sea para el consumo personal, o para la comercialización y la producción industrial; hay diversos métodos que se pueden seguir para la crianza de gallinas ponedoras.

Crianza casera de Gallinas Ponedoras:

En las granjas familiares se construyen corrales para la crianza de gallinas. Le recomendamos realizar una Jaula para Gallinas  con un  espacio adecuado, primero para evitar el ingresos de otros animales que pueden matar a las aves o sus huevos y que genere a su vez que se ubiquen con la postura adecuada.

En este caso, un gallinero casero contará de la cantidad suficiente de gallinas para el consumo interno. Ahora bien, hay granjas o casas grandes que cuentan con un poco más de diez gallinas.

En este sentido, se construye uno o varios gallineros o corrales para gallinas ponedoras, con el fin de que estas puedan habitarlo. Lo importante es crear el ambiente propicio para que las gallinas puedan acomodarse. En este sentido, es mejor evitar el hacinamiento.

Por otra parte, para la cría de gallinas ponedoras es importante mantener estos corrales o criaderos de gallinas de postura limpios. Esto con el fin de evitar plagas o enfermedades que puedan poner en peligro la salud de las gallinas. Más adelante hablaremos sobre algunas de estas enfermedades.

Cómo criar gallinas ponedoras en casa

Si te has preguntado cómo criar gallinas de postura caseras, es muy distinto a criar gallinas a nivel industrial. Por eso, es importante seguir las siguientes indicaciones para una crianza efectiva de gallinas ponedoras a nivel casero, o si se quiere, de granja.

En primer lugar, preparar y acondicionar muy bien un criadero de gallinas ponedoras o corral para gallinas en casa. En este sentido, hay que tener en cuenta que, para evitar enfermedades, es mejor no sobrepoblarlo; es decir, meter una cantidad mayor de gallinas que las que pueden entrar en un corral.

Un factor que hay que tener en cuenta es el ciclo de mayor producción de las gallinas.

El ciclo fértil de una gallina ponedora es de, por lo general, dos años. Aunque las gallinas pueden vivir por más tiempo, su ciclo de producción es, en comparación con su propia vida, relativamente corto. Por esta razón, después de estos dos años, se suele cambiar una gallina que haya cumplido con su ciclo con una más joven. 

Un factor importante es la alimentación de la gallina. También hay que estar muy pendientes de la salud de estas. En este sentido, es importante contar con las recomendaciones de un experto en aves de postura, para saber qué enfermedades puede tener las gallinas y cómo combatirlas o curarlas.

Alimentación

Para que una gallina ponedora pueda producir o poner huevos de alta calidad, un factor muy importante es la alimentación. Esto también repercutirá en el desarrollo y bienestar de la misma gallina.

Para saber cuál es el mejor alimento para gallinas de postura, una alimentación balanceada es lo más importante que debemos tener en cuenta. En caso de que las gallinas sean criadas en casa o en una granja; además de suministrarles el alimento con los componentes necesarios para su salud, estas también se pueden alimentar escarbando en la tierra para comer lombrices o insectos. Estos son ricos en proteínas y también aportar nutrientes a estas aves.

El alimento que consumen las gallinas influirá mucho en la calidad del huevo. Por esta razón, Existen alimentos especiales que contienen ciertas proteínas y hormonas que ayudarán a cuidar de la gallina, además de colaborar con la gestación de huevos de mayor calidad. Muchas comercializadoras venden este tipo de alimentos de acuerdo a las necesidades que se tengan con respecto a la crianza de las gallinas.

Para la alimentación de gallinas de postura en el caso de la crianza casera, se puede realizar una mezcla de varios factores alimenticios para generar un mejor resultado. Por esta razón, se le podría suministrar alimento balanceado para postura o bien, una mezcla conformada por dos terceras partes de maíz, preferiblemente molido, y una tercera parte de trigo y arroz.

Incluso, en caso de las gallinas de granjas caseras, se les puede suministrar además desperdicios de alimentos y restos de frutas y vegetales, que es ideal para lo que comen las gallinas ponedoras.

Cómo influye el alimento en la producción de huevos

Un alimento de buena calidad para gallinas ponedoras pongan huevos de alta calidad. Debido a que los huevos son una importante fuente de proteínas, para los consumidores un huevo que cumpla con todos los valores nutricionales contribuirá a su nutrición. Por lo cual lo que come y cuanto come una gallina de postura es de gran importancia.

Yema:

En el caso de la yema, si bien factores como la edad y los ciclos de reproducción juegan un papel muy importante, también la alimentación contribuye con la coloración correcta. Esta va desde un amarillo pálido, hasta una coloración anaranjada intensa.

Uno de los factores alimenticios que colaboran con la pigmentación correcta de la yema del huevo es el maíz. Por eso, el maíz forma parte integral del alimento de las gallinas. Por esta razón, es recomendable mezclar el maíz con el balanceado. De esta forma, se le suministrará las sustancias necesarias, como las xantofilas, u otros alimentos que contengan componentes sintéticos que ayuden en este aspecto.

Albumen:

La consistencia del albumen es lo que indicará su calidad. La consistencia, además de la alimentación, también está ligada a la frescura del huevo, así como también a la edad de la misma gallina. Por esta razón, las gallinas deben consumir una cantidad considerable de proteínas para colaborar con la consistencia del albumen.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que factores como la contaminación o el exceso de metales o de magnesio puede modificar la consistencia del albumen del huevo, y esto generará problemas a por esta razón, en el balanceado o alimento para pollas ponedoras, no debe haber mucha concentración de proteínas; esto se debe a que la reducción de la concentración de la misma ayuda a la consistencia del albumen; mientras que un exceso podría causar el efecto contrario.

Cáscara:

La cáscara es lo que recubre todo el contenido del huevo. Está formada por un noventa y cuatro por ciento de carbonato cálcico. Por esta razón, las gallinas deben consumir una cantidad considerable de calcio para producir huevos de calidad.

Aunque influye mucho la difusión del dióxido de carbono para la formación de la cáscara; es el calcio el que también, combinado con carbono, le dará la consistencia y el grosor necesario para que sea resistente.

Por esta razón, la gallina necesita de una dosis extra de calcio. Esto debido a que, a la hora de poner los huevos, el calcio se extrae de sus propios huesos. Así que, la provisión de calcio, además del fósforo, son elementos que contribuirán a la salud física de las gallinas, y contribuirá con la fecundación de huevos de alta calidad.

Esto indica que una alimentación apropiada, con los nutrientes necesarios ayudará a que la gallina ponedora ponga huevos de alta calidad. Estos nutrientes se pueden encontrar en un alimento balanceado para gallinas en postura. También, como se mencionó antes, en alimentos como el maíz, y ciertos frutos o vegetales caseros que se le pueden suministrar a estos pollos de postura.

Ciclos de Postura

Es interesante conocer cómo es la postura de las gallinas y todo su proceso. Los procesos varían de acuerdo a las razas de las gallinas. Pero es interesante saber cómo es el proceso en general y el ciclo de postura de una gallina ponedora, lo cual es diferente al ciclo de vida de la gallina.

Aunque el ciclo de vida de una gallina es de diez años y un poco más, en el caso de la producción industrial, su vida fértil llega a ser de tres años. En condiciones normales, si bien las gallinas pueden poner huevos con frecuencia, después de esta edad deja de ser, por decirlo de alguna manera, productiva.

Aunque después de los tres años sigue poniendo huevos, estos no son de mayor calidad, y la puesta no es tan frecuente como al principio. Por eso es que, luego de este tiempo, muchas gallinas son sacrificadas y reemplazadas por otras más jóvenes.

En este sentido, hay que tener en cuenta que las gallinas alcanzan su madurez a las 22 semanas de edad. A partir de este momento, comienza su vida productiva, que puede durar hasta un poco más de sesenta semanas. A partir de este punto, comienza una nueva fase con el cambio de plumas.

Si bien con el cambio de plumas se inicia una nueva fase de puesta, la verdad es que será un poco inferior a la primera, pues ya la gallina ha alcanzado el máximo de su peso. Esto no quiere decir que no ponga huevos de excelente calidad. Para ello, es importante contar con una buena alimentación rica en proteínas y calcio.

Aunque esto también se podría hacer a nivel casero, es mejor mantener el ciclo natural de estas aves productoras de huevo si se piensa en una producción más bien interna que comercial. Esto redundará en que los huevos serán de mayor calidad, y por lo tanto, en sentido alimentario, beneficiará más a los consumidores.

Enfermedades

Como todos los animales de granja, las gallinas no se escapan de padecer de enfermedades. Es importante conocerlas para saber cuáles son y cómo combatirlas.

Además, hay que tener cuidado, porque algunas de estas enfermedades repercuten en el ser humano; y al ser animales que se usan para el consumo, podría traer problemas mucho más graves.

Por esta razón, existen antibióticos para aves de corral, incluyendo las gallinas, como la amoxicilina. Claro que el uso de estos antibióticos debe ser usado bajo supervisión de un veterinario especializado en aves de corral.

  • Peste

Es uno de los virus más comunes en las aves de corral. Este virus se da con mayor frecuencia en los gallineros donde hay hacinamiento, ya que su transmisión se da por vía nasal.

Los síntomas que produce son: catarro, trastornos nerviosos, bronquitis, así como tos y supresión del equilibrio; además de problemas respiratorios, y una característica fundamental en la sintomatología es la torsión del cuello del ave.

Para evitar esta enfermedad, es importante la vacunación de las aves, así como evitar los hacinamientos y mantener el buen ambiente de la gallina. Pero también es importante no introducir al corral aquellas gallinas que aún no estén vacunadas.

Esto es importante, teniendo en cuenta que no existe una cura efectiva para la enfermedad. Por eso, la vacuna es fundamental para evitarla.

  • Bronquitis infecciosa

La bronquitis infecciosa es causada por un coronavirus. Este solo afecta a los pollos y las gallinas. Al igual que la peste, se contagia por la vía respiratoria.

Los síntomas que produce son la tos, así como secreción nasal, además de los ojos llorosos y dificultad para respirar. Este virus se puede transmitir fácilmente por el aire, lo que podría ocasionar la infección en las demás gallinas. Por eso, en estos casos, es importante evitar el hacinamiento de los gallineros.

Además, si una gallina está infectada, debe aislarse de manera inmediata para evitar el contagio a los demás. La manera más efectiva de prevenirla es con la vacuna, ya que no existe un tratamiento para ella.

  • Gumboro

Esta enfermedad la causa un agente birnavirus; y este es muy resistente a condiciones ambientales que son desfavorables. Es un virus con una alta probabilidad de transmisión, y cuyo tratamiento más efectivo es la vacuna. Su transmisión se da a través del contacto directo entre las aves o con sus excrementos; e incluso se puede dar a través de la ropa de los operadores.

Por esta razón, para prevenirlo, hay que limpiar los corrales con frecuencia, además de crear más gallineros en caso de haber bastantes gallinas.

  • Gripe o influenza aviar

Esta es una de las enfermedades de las gallinas ponedoras más comunes. Es un virus que puede matar a las gallinas en corto tiempo. Los síntomas son plumas erizadas, pérdida del apetito, mucha sed; caída de la producción de huevos y diarrea constante.

La transmisión de esta enfermedad se da por medio del contacto con otras aves que son acuáticas, especialmente las migratorias. Por esta razón, para prevenir esta enfermedad, hay que mantener el gallinero limpio y seco, además de evitar el contacto con otro tipo de aves extrañas.

Las vacunas en aceite son eficaces para reducir la tasa de mortalidad y también para prevenir la gripe. Además, un tratamiento a base de hidroloruro de amantadina también es efectivo.