Influencia de la luna en la siembra


Cuatro son las fases lunares : Luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante y a lo largo del año, y cada mes se repiten de modo que podemos establecer un patrón con el fin de que los cultivos se siembren, crezcan o se recojan en función de dichas fases. 

Lo de «fase lunar» viene referido al hecho de cuál es la posición que tiene la luna con respecto a la Tierra y el Sol y si te estás preguntando el porqué se utiliza en la agricultura o porqué muchos agricultores optan por guiarse por ella, diremos que la respuesta es simple: porque funciona. Y con ello pueden obtener mejores cosechas a la hora de sembrar determinados cultivos o aciertan al abonar dependiendo de si es recomendable o no en función de como esté la luna.

 Lo cierto es que con el tiempo y la experiencia aquellos agricultores que han optado por guiarse a través de las fases lunares, han determinado que es sin duda una buena herramienta. De hecho es conocido popularmente que con la luna llena, la luz de esta favorece el crecimiento de plantas y cultivos.

Hagamos caso de la voz de la experiencia y sobre todo, de los antepasados que de alguna manera desarrollaron este modo de cultivar al darse cuenta de lo mencionado, y de como las fases repetitivas de la luna ejercían su influencia sobre los cultivos.

Es por ello que podemos ver ahora, y enumerar, de qué manera cada fase lunar influencia a nuestros cultivos.




Luna Llena:

Ya dijimos que con la luz de la luna llena las plantas crecen más rápido pero no solo eso; también los tejidos de las plantas están con más savia y por ello resulta además ideal para recoger hortalizas y como no, preparar la tierra para nuestros siguientes cultivos.

Cuarto Menguante:

En Cuarto menguante, la savia se concentra en las partes subterráneas de modo que es entonces cuando se ha de sembrar y lo mejor es aprovechar para plantar papas, ajos, zanahorias, cebollas, remolachas, rabanitos y todo tipo de rábanos, que son las hortalizas con bulbos.

También es aconsejable sembrar la hortalizas de las que consumimos la parte superior o aérea como las espinacas, la lechuga, rúcula, achicoria, repollo, etc.

Además, en cuarto menguante también se aconseja podar, injertar o cortar sarmientos

Luna Nueva:

En este período la luz nocturna disminuye por lo que el crecimiento del sistema radical y foliar es lento. Este es más que nada un periodo de reposo, en en el que las plantas se adaptan fácilmente al medio sin sufrir ningún daño. 

Cuarto Creciente:

Durante la fase de cuarto creciente, la savia llega a la parte aérea, y es así en ese estado cuando favorece a podas en los árboles a los que se les quiere dar un mayor rendimiento, a las hortalizas que se consume la parte aérea.